Publicado el 08/03/2017


1.    Introducción

En el año 2016 sucedieron algunos eventos que alteraron la aparente calma en la que se veía sumergida la sociedad internacional: el resultado del plebiscito en el Reino Unido en donde la población de ese país se pronunció a favor de la salida de la Unión Europea,[1] el rechazo del primer plan de paz con las FARC presentado por el gobierno colombiano en referéndum,[2] y la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, teniendo en cuenta las ideas presentadas por él en la campaña política.[3]

Estas situaciones, inesperadas todas ellas, deben llevar a la reflexión y redefinición de los conceptos fundamentales de las Ciencias Sociales, y el rol de las mismas para la interpretación e intervención sobre la realidad: en el caso del “Brexit”, la integración regional como estrategia de desarrollo de los países, en el caso colombiano, los estereotipos construidos acerca de ese país y la guerrilla,[4] y en el caso de Trump, la reflexión que se impone es la construcción de la realidad por parte de los medios de comunicación, y la importancia de la opinión pública como actor político.

Las disrupciones provocadas en los últimos tiempos en el contexto internacional podrían derivar en la consideración de que la globalización estaría dando paso a la “posglobalización”: una realidad en donde vuelve a tomar protagonismo el Estado como actor internacional, y sobre todo se rediscuten diversas dimensiones económicas y sociales, otrora no cuestionadas.

En este trabajo se presentará un esbozo acerca de las principales perspectivas que podrían pensarse a la hora de analizar esta nueva realidad, y enfatizará la importancia de las Ciencias Sociales para la comprensión de la misma. En la sección dos se presentará la perspectiva de Pankaj Ghemawat, en la sección 3 se caracterizará a la Cuarta Revolución Industrial, de acuerdo al pensamiento de Klaus Schwab, en la sección cuatro se hará referencia a las posibles redefiniciones para comprender el mundo 4.0, en la sección cinco se expondrán las conclusiones, y finalmente se presentará la bibliografía.

 

2.    Del Mundo 0.0 al Mundo 3.0

En el año 2011, el escritor de negocios Pankaj Ghemawat propuso una evolución de las visiones del mundo a lo largo de la historia, desde el mundo 0.0 al mundo 2.0.

Así, el mundo 0.0 correspondía a los inicios de la humanidad, en el cual las personas vivían a nivel de subsistencia, y las desigualdades económicas casi no existían. El objetivo principal era la alimentación, y existía poca confianza en los demás: el “nosotros” era un grupo muy reducido.

En el mundo 1.0 se produjo el incremento de la población mundial y el crecimiento del Producto Interno Bruto. Asimismo, es la época de la conformación de los Estados- Nación, y de la importancia de las fronteras para la separación del “nosotros” y “ellos”. Según el autor, hubo un afianzamiento de la colaboración, pasando del nivel local al nacional.

El mundo 2.0 se caracteriza por la tendencia hacia la liberalización y la creciente integración de los países, la limitación del rol de los gobiernos y la importancia de la competencia en todo el mundo. Es el mundo de la globalización.

Ahora bien, mediante una serie de datos, Ghemawat intenta demostrar que, en realidad, y al contrario de lo que piensan algunos autores (entre los que se encuentra Thomas Friedman), la integración no ha llegado a sus límites, y la globalización es solamente una “semiglobalización”. La propuesta del autor radica en que, para lograr la prosperidad global, se hace necesaria “más” globalización, y no “menos”. A lo largo del libro analiza los fallos del mercado y cómo la transición hacia un Mundo 3.0 más integrado sería la solución para esos fallos. Si bien no es intención del presente trabajo analizar estos argumentos, lo que importa es indicar que, a la luz de los últimos acontecimientos internacionales, parecería que la realidad se aleja de la receta dada por Ghemawat. En este sentido, algunos autores creen que el Brexit es el prolegómeno de una desintegración cada vez mayor en el seno de la Unión Europea, mientras que Donald Trump con su lema: “Make America great again”, su diatriba de “Estados Unidos para los estadounidenses” y sus recientes medidas proteccionistas, focalizan el protagonismo estatal sobre los lazos de integración con delegación de soberanía, que parecía ser el camino a seguir hasta hace unos años atrás.

 

 

 

 

3.    Perspectivas de la Cuarta Revolución Industrial

Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial de Davos, escribió en el año 2016 el libro “La Cuarta Revolución Industrial”, en el que analiza los posibles escenarios derivados de las modificaciones que se están gestando en el mundo, derivadas fundamentalmente de la robotización de la economía y la interrelación entre las dimensiones tecnológica, digital y biológica.

Algunos de los impactos que esta Revolución podría originar son los siguientes, según el autor considerado:

·         Con respecto al crecimiento, existen algunos enrolados en la posición que Schwab denomina “tecnooptimistas”, que indican que aún se puede crecer más con el influjo de la tecnología, mientras que los “tecnopesimistas” sostienen lo contrario.

·         La robotización de la economía podría llevar a un incremento del desempleo, y además a la redefinición de las profesiones y oficios más importantes.

·         El incremento de la esperanza de vida con un mayor nivel de bienestar haría que la presión sobre la población económicamente activa sea mayor, por lo que sería necesario un incremento en la edad jubilatoria.

·         Existiría el peligro de que los países ganadores se quedasen con la totalidad de las ganancias, mientras que los países subdesarrollados no participasen de las oportunidades de esta nueva revolución.

·         Se asistiría a una redefinición de los conflictos, de las fronteras estatales y de la interconexión de los países.

Estos son algunos de los posibles impactos que provendrían de los cambios suscitados por esta Cuarta Revolución. Al final de su libro, el autor propone dos escenarios, uno de los cuales indica que la robotización podría llevar a la pérdida de las fuentes de sentido: trabajo, familia, comunidad e identidad. El otro indica que esta revolución posibilitaría una nueva conciencia moral y colectiva, basada en el reconocimiento del destino compartido.

 

 

4.     Redefiniciones en el Mundo 4.0

Teniendo en cuenta las nuevas condiciones contextuales motivadas por los hechos del año 2016, se puede afirmar que se está produciendo una modificación en las condiciones políticas y económicas internacionales. En este sentido, es de fundamental importancia que las Ciencias Sociales acompañen esos cambios, a través de la reflexión sobre su rol y las redefiniciones conceptuales necesarias, fundamentalmente para la comprensión del nuevo escenario y para informar a los tomadores de decisiones.

En el caso de la tesis propugnada por Ghemawat, la realidad parece no darle la razón. Se asiste, por lo menos en el momento en que escribo estas líneas, a un mayor protagonismo estatal, y una menor importancia de la integración económica. Es por ello que se propone una superación del Mundo 3.0 planteado por el autor, por un Mundo 4.0, que se basaría en: el reconocimiento de las limitaciones para llegar a la liberalización total, la reflexión sobre los posibles efectos que aparejaría esta liberalización, sin caer en la confianza ciega, (por ejemplo, una liberalización total podría facilitar las redes del crimen organizado), la toma de conciencia de que la escisión entre el “nosotros” y el “ellos” es característica fundamental de la humanidad, y de que los Estados, al perseguir sus intereses, siguen teniendo como una de sus premisas fundamentales la seguridad de sus fronteras y la protección de su población.

Mientras que, en el caso de la Cuarta Revolución Industrial, hay que enfatizar la importancia de la consideración acerca de los ganadores y los perdedores. Uno de los escenarios posibles es que las ganancias sean usufructuadas en su totalidad por los países desarrollados, dejando a los países subdesarrollados en peores condiciones de las que se encuentran en la actualidad. Asimismo, hay que tener en cuenta los desiguales puntos de partida en cuanto a tecnologización, bienestar de la población y distribución de los ingresos en cada uno de los países. En este sentido, el impacto de los cambios mencionados por Schwab podría ser muy grave y muy grande en los países de Latinoamérica. Por ello es necesario recuperar las voces de los profesionales de las Ciencias Sociales de estas latitudes, a través de una mayor inversión en investigación y desarrollo, para permitir una mejor adaptación a estos posibles cambios.

En este nuevo escenario, no existen teorizaciones previas. Es por ello que se debe propiciar la reflexión, principalmente en ámbitos académicos, donde se encuentran en la actualidad algunos de los ciudadanos y protagonistas del futuro.

 

5.    Conclusiones

El mundo está atravesando una época de cambios y disrupciones, cuya evidencia fundamental se vio en el año 2016. Si bien algunos autores se animan a proyectar distintos escenarios futuros, las modificaciones parecen ir por delante de los desarrollos teóricos de las Ciencias Sociales.

Es por ello que en el presente trabajo se aboga por el aprovechamiento de los espacios académicos para la reflexión y reconceptualización de los aportes de estas ciencias. Comprendiendo los cambios y trazando posibles líneas de acción para capearlos, permitirá que la transición hacia el nuevo contexto sea realizada de la mejor manera posible.

 

Bibliografía

Ghemawat, P. (2011). Mundo 3.0. La prosperidad global y las vías para alcanzarla. Barcelona: Deusto.

Schwab, K. (2016). La Cuarta Revolución Industrial. Madrid: Debate.



[1] Ver http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-36484790. Fecha de consulta: 05 de marzo de 2017.

[3] Ver http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-37917098. Fecha de consulta: 05 de marzo de 2017.

[4] Agradezco a la Esp. Silvia González haber compartido su reflexión al respecto.